<$BlogRSDURL$>

martes, noviembre 30, 2004

ACTUALIZAR AL CUADRADO

Sí, actualizar por actualizar. sin nada concreto que decir.
mucho trabajo, esperanzas postpuestas durante meses, nuevos retos, nuevas historias. Sobre mi persona acumuladas varias crisis clásicas en la vida de cualquiera: la edad, la soledad, el trabajo, esto, lo otro, unas cuantas crisis y todas juntas. el resultado de sumar todas esas crisis que prefiero ni nombrar sería yo, o alguien muy parecido a mí. superando una de ellas, digo yo que será más fácil superar la siguiente y luego la siguiente, etc... a ver si sale esto del efecto dominó. Esa es mi apuesta. Y lo único que me da rabia, porque me noto fuerte, es que los plazos sean tan largos. pero bueno, mejor ni pensarlo y seguir, pinpán, pinpán. que además en el camino vuelvo a notarme más lleno de energía, no sé, como que me están dando vidilla los nuevos problemas. Y eso se agradece.
uf, qué cara se te queda cuando en el trabajo tus compañeros más jóvenes y modernitos escuchan música de tus quince años! de verdad que creo que envejecí de golpe unos 20 tacos o así. Y eso que ellos me consideran así como super colega y tal, pero esta sensación tuve que callármela para no liarla, algo se estaba rompiendo dentro al detectar que el revival ya me ha alcanzado en su ciclo. que si no me muerdo la lengua me habría dado por contar batallitas asociadas a esos grupos musicales que todos de repente admiran porque yo-qué-sé-quien debe haberles dicho que sí, que es muy molón y tal. Y yo que preferiría sorprenderme con lo que esta nueva hornada de frikis adolescentes pudieran ofrecer al panorama, pues me quedo helado, claro.

cuidense mucho

pach

|

jueves, noviembre 25, 2004

GUERRAS PASIVAS

Ya está aquí la navidad, amiguetes, y su espíritu lo invade todo de nuevo. Una invasión consentida año tras año y que, bueno, pues si hay niños no les vas a decir que no. No hay partes de guerra, no nos hablan de las bajas al final de cada jornada, pero yo estoy seguro de que esto de las lucecitas por las calles deja víctimas a diario sin que ninguno nos extrañemos.
total, que la navidad elige "luisa", o que "hay villancicos que no tienen precio" blaster karrr, y todo eso... pero aprovechemos estas maravillosas fechas, oh, para reflexionar un poco acerca de la familia y esos otros tipos de familia que tanto amenazan con desbaratar la doctrina que nos dió de mamar desde el medievo protegiéndonos de la sífilis. Y al tiempo que el cortinglés saca sus lucecillas extrañas criaturas venidas de quien diablos sabe donde invaden las bocas de metro y sus vagones apelando al espíritu solidario medible en euros. Se quejan, con razón, de que les tomemos como pura decoración, claro. Y por qué no, reflexionemos también sobre esas familias sin techo, o los inmigrantes sin papeles que me temo que no salen en el anuncio de la lotería tampoco, y también, sí, un poquito (pero menos) sobre esos otros sintecho que con 50 años siguen en el domicilio familiar, eso sí que es amar la navidad!!!!
todos tan adultos al calor de la chimenea empapelada de flyers con gordos de rojo, qué enternecedor, y reflexionando sobre ese otro espíritu de la navidad que sin duda está llamado a transformarse: las tarjetas de crédito.
es muy bueno el texto de nacho escolar titulado "por un euro electrónico". y los comentarios que la gente ha ido enviando no tienen desperdicio tampoco. a qué esperáis, echadle un ojo, hombre.

se me cuiden
y no se tomen esto a la tremeneda.

pach

pach

|

lunes, noviembre 22, 2004

EL FIN DE SEMANA ES MÍO (mi fin, quiero decir)
vale, quejándome en el post anterior como de miserias laborales y tal. pues muy mal, la verdad.
que hoy es domingo y puedo afirmar lo siguiente: odio los fines de semana. qué coñazo por dios! qué mal rollo! cómo me aburro! cómo me como la cabeza! cómo me obligo a hacer cosas que al final no hago!
pero mañana es lunes y todo será más llevadero. a partir de mañana la culpa de mis males se la podré echar a otros, a ese hombre que hay en españa, a quien sea. me gusta la semana, me gusta más el tute del curro diario que ese presunto tiempo libre que no soy capza de disfrutar. utilízalo para descansar- me diría alguien. Pues eso tampoco recuerdo cómo se hacía ya, un desastre.

no me gustan los fines de semana.
no me gustan nada. no sin ella.
quiero que ya sea lunes!!!!

y el viernes desaparecer de nuevo, no sé.
un saludo.-pach

|

jueves, noviembre 18, 2004

SI EL BABYBOOM EXPLOTASE

Toda está yendo muy deprisa, y aún así me cuesta aceptar que sea tan despacio. Pero al menos va, que no es poco.

Entre la intuición y la paranoia hay un paso. Sigo en plena forma en ambas cuestiones. Si trabajase para mí mismo mi intuición sería un aliado maravilloso, pero al no poder ser así de momento, pues mi intuición favorecerá a quien me pague y la paranoia, cómo no, me seguirá perjudicando a mí solito. qué le vamos a hacer. Tú mismo, querido lector, eres el primer beneficiado por esto, que mola mogollón entrar aquí a curiosear sin involucrarse en los desasosiegos que las generan y, más aún, si algún día quisieras contratarme ya me tendrías localizado y sabes que haría para tí un trabajo maravilloso. Pues a qué esperas, hombre, tienes el mail a la derecha. ¿O es que es más divertido verme aquí encerrado en esta jaulita de hámsters? ayschhh...



una miseria laboral cotidiana estándar:
adivinar con la intuición y que le rechacen a uno la propuesta. trabajar en la dirección equivocada impuesta por los jefes y, pasado un tiempo, soportar la bronca de los jefes tratando hacer a uno responsable del error que ELLOS cometieron. Peor aún, llegado ese punto los jefes se sienten inspirados y le proponen a uno abordar el problema desde un "nuevo enfoque" que se les acaba de ocurrir en su brillante genialidad. Y ese "nuevo enfoque" resulta ser el de la intuición primera de uno, precisamente aquello que le vetaron hace un tiempo. Con la diferencia de que ahora, claro, parece que ha salido de la brillante cabeza del jefe. Me cago en mi intuición.

Qué pena que estos tíos tengan que recurrir a tretas tan sucias como ésta para reivindicar su autoridad y liderazgo, no? Pues debe ser la única manera que tienen, si en el fondo hasta me dan pena por ser tan lentitos, ay... aunque a mí me vendría mejor que esa autoridad que ostentan y cuya legitimidad les resulta cada día más difícil de demostrar la expresasen a golpe de talonario, que menuda mierda pagan. qué gente más cutre, de verdad. esa generación es un asco.

no sé hacer las cosas mal. aunque suene a coña, os aseguro que es un problema más serio de lo que parece.

Estoy cada día más convencido de que este sistema se sostiene sobre palillos. No queda sabiduría, los que aún preservaban alguna están fuera de mercado, prejubilándose, muriéndose de alguna enfermedad crónica o navegando. Los que están en su lugar no tienen ni puta idea de nada, pero tienen la enorme fortuna de tener la sartén por el mango en un momento en el que, fíjate, el babyboom les ha venido a ver. La conclusión es que aún malpagándonos consiguen que les saquemos las castañas del fuego una y otra vez, con mucha mayor solvencia y profesionalidad de la que ellos serían capaces.

volverá a haber sabiduría algún día, sí: cuando nosotros crezcamos. Mientras tanto, ya digo, no me explico que esto pueda seguir funcionando sin que nadie se lleve las manos a la cabeza. creo que quedan 20 años al menos para que esto suceda, y si no nos hundimos antes será un milagro.

una vez más digo: somos la hostia los de mi generación, de verdad somos la hostia. creo que somos la gente más brillante que ha surgido en mucho tiempo, y además nos llevamos encontrando toda la vida con las miserias de la masificación y la competitividad que supone ser tantos y tan de golpe los que nacimos en los setenta. Sin nosotros esto se iría a tomar por culo. Ya va siendo hora de que alguien lo valore, que dejen de considerarnos mano de obra barata y super preparada. ay si nos rebelásemos todos un día... si destapásemos la gran mentira con la que todos se están forrando...

un saludo.-pach

|

domingo, noviembre 14, 2004

MIENTRAS MR. MARSHALL DUERME



Hay un lugar injusto y pobre en el que las mujeres son mujeres y los hombres son hombres. Les basta con mirarse para justificarse cada uno en su rol, para reafirmarse.
Ellas mantienen el secreto de la dulzura y la femineidad, y por supuesto el de la manipulación sentimental. Ellos mantienen el secreto de la virilidad perdonándolas todo y las tratan como seres delicados y sabios que son. Ellos respetan y veneran su fingida fragilidad, que es la mentira que todos saben que hay que seguir fomentando para que exista el desequilibrio. Ellas respetan su falsa competitividad, y les mienten agradeciéndoles la falsa seguridad que ellos les proporcionan. Porque esa es la otra mentira que todas saben que hay que seguir fomentando para que el desequilibrio permanezca.
Ellos pueden llorar y cantar cuando se emborrachan juntos, y batirse en duelo cada vez que haga falta, para luego volver a llorar después lamiéndose las heridas bañadas por algún licor de inaudita graduación. Y ellas habrán propiciado la pelea desde antiguo, desde siempre, y serán las enfermeras más cariñosas una vez que la violencia cese y el llanto se deba ocultar de nuevo. Ellas podrán llamarse zorras a la cara y arañarse y tirarse del pelo siempre que ellos no miren. Y ellos apenas se extrañarán porque ellas anden siempre celosas de sí mismas, porque en su virilidad comprenden perfectamente que esa será la vía por la que escapen los deseos que, cuando siguen las reglas, prefieren reprimirse. En ese lugar injusto y nada igualitario la violencia y la dulzura van de la mano, y no existen la una sin la otra, como no existen ellas sin ellos ni ellos sin ellas. Como no existiría tampoco el lugar si hombres y mujeres desaparecieran. Y así, la ternura y la violencia, la ira y el amor, la venganza, la pasión, el deseo, el rencor, el cariño y el odio, la vida y la muerte siguen existiendo siempre. Porque en ese lugar injusto y pobre las personas sienten y padecen con inusitada insistencia, con una despiadada ansiedad de emociones para sentirse vivos, muy vivos, y morir en el intento si es preciso.
(Algo que venía siendo habitual en todas partes antes de que dejasen de ser lugares injustos y pobres.)


muchos besos
-pach

PD: este post me estaba quedando enorme y al final lo he partido. si me animo ya iré dando el resto por entregas.



|

miércoles, noviembre 10, 2004

CHA(PA)POTEANDO

Hace tiempo intenté lo de ir a nadar con cierta frecuencia. Por lo de estar en forma y eso. Apenas duré unas semanas. Los primeros días que fuí recuerdo que me desahogaba mogollón chapoteando con toda mi furia, y es que debía dejar la piscina medio vacía. Pero pronto empecé a ver que no, que si nadaba tranquilo avanzaba muchísimo más rápido y sin el riesgo de encontrarme sin agua al regreso del segundo largo.
Creo que este es mi mayor conflicto últimamente, la ansiedad por ir más rápido de lo que en realidad puedo ir. Y, a diferencia de la piscina, aquí en la vida me cuesta más asumir que yendo tranquilo llegaré antes. No consigo aceptar que la vida tiene el tempo que tiene. El tempo, el puto tempo. Indiana Jones y el "tempo" maldito.



Estoy chapoteando de nuevo y lo sé. Y me estoy esforazando por relajarme y ver si la vida me acoge en su velocidad natural de una vez. Cuando me parece que por fin lo voy consiguiendo, que empiezo a fluir a una velocidad de crucero razonable, suele ocurrir algo que me saca de mi equilibrio. Y entonces me preocupo por ver que, a la mínima, estoy ya chapoteando de nuevo.

Y vuelta a empezar, que siempre quedan veinte largos más.

un saludo a todos.-pach

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?