<$BlogRSDURL$>

viernes, enero 21, 2005

CURIOSO AUGURIO

joder, yo suelo evitar mirar horóscopos no me vayan a condicionar. pero me he topado inexplicablemente con el horóscopo del "Hola" (flípalo, no me preguntéis cómo, digamos que en la consulta de dentista, por ejemplo) y es que clava mi momento. Aquí va:

"Algo se ha estado yendo para largo durante demasiado tiempo y ha agotado gran parte de tu energía. Ciertas personas se han aficionado a comportarse de forma inaceptable y se ha permitido desarrollar actitudes poco saludables. La cuestión no es "¿a quién culpar por esto?". Es "¿qué pasos constructivos se pueden dar ahora?". Nada verdaderamente útil sucederá mientras se esté desenterrando y rebuscando en el pasado. Debe haber un acuerdo, una tranquilidad, un fin firme pero delicado_ y entonces un comienzo nuevo. La Luna Llena de la próxima semana en tu signo dice que todo esto puede suceder. Este fin de semana sólo tienes que decidir si estás listo. "

vale, sí, ya sé que esto vale para cualquiera, como todos estos horóscopos de palo, pero joder, es que me ha clavaó el momento. qué cosas, oye. una duda, en la segunda frase, ¿quién se ha permitido desarrollar actitudes poco saludables? ¿el horoscopando o los aficionados a comportarse inaceptablemente? igual la clave de estas cosas está en redactar como el culo y favorecer un polisemia universal, bah!

hale, se me cuiden.-pach

|

jueves, enero 20, 2005

HOWARD HUGHES

Mi padre solía hablar de Howard Hughes. Me consta que el personaje le fascinaba y sabía muchísimo acerca de él. Me da a mí que el vivíó a tiempo real el ascensión y caída del personaje y lo seguía con auténtico fervor. Pero yo casi lo había olvidado hasta que hace unos años me topé con la crónica de los delirantes últimos días de Hughes en un libro de Paul Virilio.



Aquel libro[1], y más que el libro ese fragmento en particular, me sedujeron profundamente. Desde entonces Howard Hughes se covirtió también para mí en un auténtico mito. Un mito a muchos niveles, tanto por lo que supone para mí su historia -tal y como Virilio la interpreta (de modo que me identifiqué plenamente con su delirio)- y también por lo que supone reencontrarme identificado en un mito que ya lo fuera antes de mi padre aunque yo nunca alcanzase entonces a comprender los motivos que hacían su historia tan irresistible. Esto último me ha sucedido varias veces ya y es una cabronada, descubrir por fin la laguna que impedía profundizar más en ciertas conversaciones con mi padre, notar que siempre hubo entre nosotros un pequeñísimo desfase que, joder, yo estaba ya a punto de alcanzar.

Por otra parte, para mí leer a Virilio y a tantos otros pensadores franceses, ha resultado siempre como retomar esas conversaciones interrumpidas. No me cansaré de decir esto, porque me sigue sucediendo cada dos por tres. Por todo esto el personaje de Howard Hughes y su trayectoria representan para mí millones de sensaciones que me es imposible explicar, y mi relación con su historia tiene una fortísima carga emotiva, filial, romántica y sentimental.

Disfruté como un enano viendo la película, lo reconozco. Y eso que me sobran un par de cositas y tengo un par de objeciones a lo que ví, pero en líneas generales reconozco que me enganchó y me tuvo pegado a la butaca como hacía tiempo que no me sucedía. Pero no es la película, ya digo, es sobre todo el personaje. Cualquier actor, me parece a mí, habría matado por conseguir ese papel. Y tener ese personaje tan maravilloso y no cagarla del todo pues tiene su mérito, y hay que reconocerlo. La estrategia de centrar el retrato en la fase pública de su vida pero salpicarlo con atisbos de sus crisis me parece muy acertada, sí. Me revientan un par de detallitos y muchos de los personajes que han caído en manos de actores que parecen odiar su profesión o qué sé yo. Pero, a pesar de todo, me flipó.

Detalles que me sobran: dos estúpidas escenas que rayan lo grotesco y el mal gusto y no aportan nada a la historia ni al retrato del personaje:
- la del encontronazo en el cuarto de baño con el minusválido, recreándose minutos y minutos y minutos en un gag chusco donde los haya (y la gente en el cine se reía, hay que joderse),
- el larguísimo e innecesario juicio por el tamaño de unas tetas, tan elegante como una patada en los huevos (y otra vez más la gente en el cine se reía, mientras yo me enfadaba). innecesario, a todas luces.
Rollo actores, ya que a todo el mundo le gusta hablar de esto (aunque a mí me parezca que la crisis del gremio no hace sino crecer). Para matar a la actriz que hace de Ava Gardner, que no entiendo yo que una ninfómana de su categoría pueda tener tan poco morbo. Para matar al Baldwin, que le dan un papel precioso de emrpesario super villano y lo desaprovecha como todo lo que hace con su inexpresividad crónica. ¿por qué le siguen dando papeles a ese señor? Bravo relativo por el dicaprio (aunque en casting yo habría elegido una cara con más personalidad y atractivo, que Hughes no era repulsivo ni tenía cara de niño, y en la fase más juvenil del filme no alcanza el glamour requerido, aunque crece y crece y crece cuando el personaje va "madurando") y sobre todo bravo por Alan Alda, que me parece cada día más grande, y mira que me caía fatal hace años. la Hepburn que a todo el mundo flipa a mí me parece demasiado esperpéntica y exagerada, lo siento, señoriiiiiiiiiiiiiiittttoooooooooooooooooooooooooooooo!!!! (léase con tono Fernán- Gómez en "El viaje a ninguna parte").

bueno, y quizá otro día me explaye contando por qué a mí el personaje este me tiene alucinado, que por hoy ya he rajado suficiente. Alejandro Magno no me interesa absolutamente nada frente a Howard Hughes. De momento solo digo que me preocupa sentirme tan identificado con él en tantísimas cosas (porque quizá este fué el primer gran niñato contemporáneo de todos los tiempos, la verdad), tan identificado con él y no exclusivamente en sus virtudes, sino puede que más en sus manías y hasta en sus crisis. Identificado con él pero, claro está, no en el asunto financiero, je! (qué pena, ¿no?) O no. Yo qué sé!

un saludo-pach

PD I: me acabo de leer por curiosidad una crítica de la peli en el metrópoli escrita por un tal Bermejo. Ese tío no tiene pero NI PUTA IDEA. si le pagan por escribir esas estupideces, por exhibir esa falta de criterio y de sensibilidad cinematográfica me alegro por él, que la vida está muy dura. pero bermejo, tío, no tienes ni puta idea. querías ver toro salvaje? pero si ya está hecha, gilipollas. que hughes es patético y frágil en la intimidad? pues tu crítica más y encima en público. no son esos los adjetivos que mejor definen sus conflictos, creo. ese tío era una fuerza de la naturaleza, y punto. es en esas escenas de intimidad que tú citas de pasada es donde el gran Scorsese aflora, imbécil, y tú pareces despreciar eso de la peli, no te enteras!!! gilipollas!!! dices que no hay grandes escenas, pero el rodaje aéreo es maravilloso y es la puta esencia del cine ahí puesta a pelo. y para tontitos como tú está el guiño de la película casi quemada o positivado en la partida de golf, evocando los 50 con todo el glamour. y dices que es una peli pulcra, error!, le sobran al menos dos escenas (las que cito) y le sobran personajes y malos actores (los que cito) para ser una maquinaria absolutamente acompasada. sí, le sobran situaciones y personajes. y tú dices que el reparto te convence, incluso hablas bien del baldwin, por dios! yo es que flipo. un tío con esa sensibilidad de manual no debería ejercer la crítica jamás. esa profesión se muere amigos, se muere. un consejo para el bermejo: ya que no tienes opiniones propias, tío, sino que fusilas el dossier que te pasan y apelas al recuerdo de otras pelis para disimular tu incapacidad para apreciar esta, pues dedicate a investigar como un hijoputa en una biblioteca polvorienta. no pretendas crear, en serio. organiza lo ya existente, dedícate a resumirlo y archivarlo ordenadamente para los demás.

|

jueves, enero 13, 2005

PEQUEÑOS LUJOS

Me acordé ayer de Rul, fíjese usted, por una pequeña hazaña cotidiana llena de lujo y relativismo. Así que le dedico este post especialmente a él y sus es-lóganes (fugados).



Resulta que me desperté sin tabaco para acompañar el café, cosa sin la cual ni Jim Jarmusch ni yo desayunamos. Gran dilema, gran crisis, no podía empezar el día en condiciones. Parece una gilipollez, pero NO, no lo es. Porque uno es muy maniático para sus cositas, y hay que empezar el día así: café y cigarrito, ducha, vestirse, otro café y otro cigarrito (repítase tantas veces como se considere necesario para anestesiar el inminente hostiazo con la realidad que se avecina) lavarse los dientes, colonia mucha y hale, a apatrullar. pero sin cigarritos encima uno tampoco puede salir a comprarlos sin haberse duchado antes, pschhh, otra manía de uno. así que el dilema es muy complicadísimo de resolver. o se ducha uno sin nicotina en vena, algo muy similar -presumo- al bautismo, o sale uno a la calle de incógnito a por cigarros sin que nadie se entere. muy malas soluciones ambas dos, antes yonki que sencillo!!!!

Asi que, en un impulso absolutamente toxicómano, resultó que encontré traspapelado en algún cajón de madera rancia del hogar éste que se dice serlo unos maravillosos puros abandonados. A tomar por culo, tema resuelto. Sí, señora, desayuné fumándome un Habano de la hostia, con un par de huevos y olvidandome de mis muchas prisas. Y la verdad es que la experiencia lo vale. También es verdad que me tuve que tomar treinta tanques de café para no fumar a secas, pero es lo que tiene cambiar de velocidad. Casi una hora de sabores relajados e intensos, y a tomar por el culo la realidad. Porque la realidad, amiguetes, siempre puede esperar, y lo que no es tan usual como su urgencia es, precisamente, conseguir evadirse de ella más allá del tiempo y el espacio. Y supongo que en eso está el realtivismo de esta experiencia. Un pequeño lujo propiciado por las dependencias y manías de uno. Un lujo relativo que, como todos los demás, le hace a uno sentirse más vivo mientras se mata dulcemente.
Y el resto del día fué una mierda, seguramente, pero es que me la pela. El momento de la mañana valió muchos enteros, la verdad.

un saludo a todos
y pongan algo de lujo entre toda esta miseria vertiginosa: atrévanse a perder el tiempo.

-pach

PD: siempre me ha vuelto loco toda la imaginería y parafernalia relativa a los puros. sus cajas, sus vitolas, las ilustraciones, el cuidado con el que se prevé el tacto de cada cosa y en su orden... todo ese mundo es, sencillamente, maravilloso.

|

miércoles, enero 12, 2005

CRUZAR ESAS LLAMAS

otra vez frente a las llamas. desde el principio me dijeron que si pasabas corriendo apenas eran tres pasos y ya estabas al otro lado. sí, parece sencillo. pero me acojoné la primera vez; metí primero una mano, luego empecé a caminar despacito y no pasé del umbral.




la segunda vez conseguí avanzar dos pasos, y fuí tan gilipollas que retrocedí. a nadie se le escapará que esta estupidez le quema a uno más que atravesar la cortina de fuego, puesto que en lugar de tres se acaban dando cuatro pasos dentro de ella. debería intentarlo de nuevo, que hay toda una tribu de danzantes esperando mi hazaña limbo-rock, pero me noto cada vez con menos fuerzas. me acuerdo del perro de Paulov y me parece que el hijoputa estaría mejor muerto. vale, tomaré aire y quizá lo consiga esta vez. O no. O me volveré a abrasar un poquito más, total! Pero el día que pase al otro lado de las llamas y me reencuentre allí con todos estoy seguro de que no seré uno más. Sólo yo -y el puto perro- hemos sido tan gilipollas de acariciar, medir, respirar y deglutir las llamas antes de dejarlas atrás. Mis cicatrices no serán sino estupendas heridas de guerra. Buen perro, clap, clap, buen perro. te llamaremos Bonzo.

y después de esta estupidez tan acojonante que acabo de escribir, y antes de que alguien me de un toque ya por la simpleza metafórica del parrafito debo decir en mi defensa que, oye, hay mil haikus peores que eso y a la gente le chiflan. lo de los haikus es que no puedo con ello, bueno, salvo si son de cosecha propia del senyor miyagi, que menudo es. a mí lo que me mola es el refranero popular españññññññññññññññol. eso es sabiduría y lo demás gilipolleces. pero en mi incultura galopante pues no daba hoy con ningún refrán para decir eso. si alguien lo tiene en la punta de la lengua pues que lo dispare y mira, suprimo ese párrafo tan bobo de arriba.

hale, se me cuiden

pach

|

miércoles, enero 05, 2005

NO

No, no estoy de viaje. Sino todo lo contrario.

y estoy a punto justo de regresar.

un saludo
-pach

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?